El realismo de Hopper: a un paso de lo fantástico

Edward Hopper: se celebra su nacimiento.

Lo recordamos con esta obra singular:

soir_bleu_by_edward_hopper
Soir bleu, 1914. Óleo sobre lienzo. 91,4 x 182,9 cm. Whitney Museum of American Art, Nueva York.

Pintada en Nueva York en 1914, Soir bleu es la obra maestra que resume y concluye los años de aprendizaje de Hopper. Titulado por el propio artista en francés citando un verso de Rimbaud, el cuadro representa una escena crepuscular en la terraza de un café de París que debe leerse como una alegoría de la vida moderna. La figura de Pierrot, un autorretrato del pintor que ocupa una posición central en la composición, volverá a aparecer sólo una vez más en su obra. Será en Dos cómicos (1966) el último cuadro pintado por Hopper. (texto: folleto de la exposición celebrada en el Museo Thyssen de Madrid en 2012).

The Art Institute of Chicago celebra su aniversario con una exposición virtual en Google Art Project, donde se reproduce Soir Bleu con detalle.

Sensation Arthur Rimbaud (1854-1891)
Par les soirs bleus d’été, j’irai dans les sentiers,
Picoté par les blés, fouler l’herbe menue :
Rêveur, j’en sentirai la fraîcheur à mes pieds.
Je laisserai le vent baigner ma tête nue.

Je ne parlerai pas, je ne penserai rien :
Mais l’amour infini me montera dans l’âme,
Et j’irai loin, bien loin, comme un bohémien,
Par la Nature, – heureux comme avec une femme.

Sensación
En los atardeceres azules de verano iré por los senderos,
picoteado por el trigo, a pisar la hierba menuda:
soñador, sentiré su frescura bajo mis pies.
Dejaré que el viento bañe mi cabeza desnuda.

No hablaré ni pensaré nada,
pero el amor infinito ascenderá en mi alma,
e iré lejos, muy lejos, igual que un bohemio,
por la Naturaleza, feliz como junto a una mujer.

Referencias

Anuncios